La Cocina de altura, se vive y se prueba en 3500 restaurante

El 3500 es una cocina de altura … buscamos umamis en la boca, queremos que todo esté perfecto


Cosechan sus propias papas, hacen su propio pan y queso. Además si visitas el restaurante del Antisana y el de Cumbayá son dos lugares totalmente distintos, arriba hay una cabaña, donde se ofrece una experiencia de altura. Es en resumen una cocina diferente aquí todo se basa en la creatividad y la experimentación con los mejores ingredientes, se deja de lado el tradicional ajo, comino y tampoco se utiliza el arroz.

Son sabores de la memoria, de los abuelos, de la tierra. Los platos tienen historias, tienen emociones, cariño y especialmente sabores.

¿Siempre quisiste ser chef?

Alejandro, descubrió que la cocina era a lo que quería dedicar su vida, desde pequeño acompañaba a su abuela a hacer las compras a ver los ingredientes, las frutas, las hortalizas. “Mi nieto está loco, hace muhos experientos cuando cocina no sabe lo que hace” era lo que decía su abuela cuando Alejandro preparaba la comida para la familia o invitados.

Después de haber estudiado en otros lugares, y trabajado en otros lugares en un punto se dio el caso de que lo pusieron a cocinar y entonces decidió lo que iba a hacer después y después.

Una de las cosas que más llama la atención en 3500 es que la carta nunca es la misma, se cambia constantemente y dependerá de los productos que se obtenga. En este lugar siempre hay más platos y uno mejor para probar.

Alejandro se unió a este proyecto junto a 3 amigos que les obsesiona la cocina y quienes ahora son su equipo. Todos iniciaron con una loca idea de mostrar la cocina ecuatoriana, el potencial de la comida típica, la comida de calle, la de mercado y llevarla a una cocina de altura.

¿Qué probamos en 3500?

El tataki de atún con sandía: el fresco sabor de la sandía, dulce y la sal de un rico atún con quinoa de colores. Una experiencia totalmente nueva en el paladar.

Fue uno de mis favoritos, en realidad todo lo que probé en 3500 ha sido de los mejores sabores que he probado en mi camino foodie. El otro plato era una pesca blanca, corvina acompañada de yuyo del oriente y muchines de yuca con una salsa blanca realmente los sabores de este plato fusionan el ingrediente poco conocido el yuyo con uno muy popular la corvina y convierte en el paladar una experiencia indescriptible.

El postre semejaba un tronco de chocolate, con un helado de moras silvesres y suspiros en forma de hongos el juego perfecto para equilibrar unas moras y el dulce del chocolate.

Las entradas y los postres

Tip Quito in trend


Trabajan bajo reserva, así que si quieres probar la cocina de 3500 debes escribirles a sus redes para tener un lugar en su mesa, no te vas a arrepentir.

Además el valor está en la exclusividad para brindar un buen servicio costo/calidad están en perfecto equilibrio. Esperamos visitar pronto el 3500 Antisana para contarte más sobre esta experiencia de altura.